Consejos para reducir y controlar el estrés

El mundo está lleno de tantas estimulaciones, si bien la tecnología es buena, porque nos permite estar conectados y en constantes avances científicos, también nos genera preocupaciones, estas situaciones que se generan a diario las vamos cargando una a una en el subconsciente, aunque pensemos que las dejamos pasar porque nos ocupamos en otras situaciones.

Todo está lleno de la inmediatez, donde todos esperamos que las cosas se hagan en menos del tiempo establecido, además le unimos los pedidos para el cumplimiento del trabajo, algunos porque dejan todo para última hora, pero muchos que sencillamente se cargan de tareas que a veces no les corresponde, todo se traduce en cargas innecesarias y si no se sabe controlar terminan la mayoría con enfermedades y dolencias, que a la larga podría traer la perdida de familias y hasta la muerte.

El estrés podría considerarse una enfermedad que muchísimas veces es fatal y algunas personas lo desestiman porque sencillamente están ocupadas en atender todo y hasta a veces nada, porque algunas veces comienzan pero no terminan. Lo que sí es cierto el estrés es cansancio que afecta al cuerpo humano físicamente y hasta emocionalmente.

¿Cómo Reconocer el estrés en una persona?

Cómo podemos reconocer que tenemos estrés, aunque puede no ser sencillo, hay algunas veces que la misma negación del ser humano a conocer su propio cuerpo no le colabora al momento de reconocer que ciertas dolencias no son más que se producen por situaciones de estrés, que pueden evitarse, así puede podría reconocer que usted o cualquier otra persona se encuentra estresada:

  • Estar irritable por cualquier situación que ocurre cotidianamente.
  • Aparición de dolencias musculares sin causa aparente.
  • Dolores de cabeza.
  • Falta de sueño o no lograr descansar al momento de dormir.
  • Ansiedad.
  • Mal comer, es decir, reducir el consumo de alimentos saludables y el aumento de comidas chatarras o simplemente reducir el consumo de alimentos.

Tipos de Estrés

Es importante que conozcas los 2 tipos de estrés que existen:

El estrés agudo

es el más común, cualquier persona puede sentirlo en cualquier momento de su vida, puede producirse por situaciones de tensión o mucha emoción, así como el estrés crónico lo padecen por lo general personas que están pasando por situaciones de tensión prolongado, los causantes por lo general son el trabajo, problemas constantes de pareja, hijos o familiares, económicos y este es el que causa problemas de salud si no se atiende a tiempo.

Estrés Crónico

Se da debido a la injerencia de diferentes factores que causan molestia de manera repetitiva, estos factores pueden ser problemas frecuentes en el ámbito laboral, amenazas hacia la integridad de la persona y conflictos que han durado mucho tiempo. Este es un problema muy común en la sociedad mundial, en especial en los jóvenes ya que se encuentran en un constante vaivén de actividades y trabajos, en su mayoría de carácter competitivo.

Síntomas del estrés

El estrés trae consigo consecuencias, estas afectan al cuerpo tanto físicamente como emocionalmente, en algunos casos pueden generar enfermedades crónicas, como ya se ha venido mencionando, estas consecuencias son:

  • Presión Arterial Alta o hipertensión.
  • Aumento de peso u obesidad.
  • Problemas cardíacos.
  • Diabetes.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Problemas de la piel, acné o psoriasis.
  • Problemas hormonales, cambios hormonales.
  • Cambios menstruales.

¿Qué debo hacer para reducir el Estrés?

Es importante reconocer estos síntomas, antes de que causen problemas más graves, debemos tomar en cuenta los siguientes consejos para evitar que el estrés afecte de manera que el daño pueda ser irreversible.

  • Desahogarse:

Es la mejor forma de evitar el estrés, ya que a veces sólo necesitamos ser escuchados, sobre todo con los amigos o familiares de confianza o cercanos.

  • Realizar una actividad física:

El cuerpo necesita mantenerse activo no solo por salud física sino también emocional, evita el estrés y el sedentarismo, puedes elegir una actividad física muy sencilla como dar la vuelta a la manzana en una plaza, urbanización o un estadio, también hay quienes prefieren algo más sofisticado como ingresar a un centro de entrenamiento físico con maquinaria para hacer cardio, otros prefieren lugares más naturales, caminar o trotar en el parque o una montaña, lo importante es que cualquiera de los sitios que escojas será perfecto para activar el cuerpo y descargar el estrés.

  • Entender que hay situaciones en las que por mas que quieras no puedes incidir:

Hay situaciones en la vida de los seres humanos que no se pueden cambiar, preocuparse por cosas que aunque tengamos como solucionarlas no se puede hacer porque depende de alguien mas, es solo cuestión de aceptación.

  • Reir mucho:

La risa es también uno de los mejores remedios para combatir el estrés, hay quienes asisten a terapias de risa, pero si no puedes asistir no importa, solo riete por unos 5 minutos, 3 veces al día, ya verás que funcionará.

  • Evita los vicios:

No ingieras alcohol en exceso, ni cigarrillos o cafeína, son malos hábitos y dañinos para tu salud. Lleva la vida con calma, un día a la vez.

  • Organiza tu tiempo:

Cuando comienzas a ordenar todo según sus prioridad, incluso a separar trabajo de hogar, comenzarás a notar que tu vida va cambiando y mejorando. Un error muy común que ocurre en el día a día de las personas es que viven sumergidas en problemas de tipo laboral, esto hace que vivas siempre agotado y con estrés ya que la mente no descansa y sigue trabajando día y noche.

  • Sal de la rutina:

La rutina es lo peor que puede suceder en la vida de alguien porque al no tener nada nuevo que hacer, el cerebro comienza a funcionar de manera mecánica, no hay liberación de endorfina, dopamina, ni de serotonina, todas ellas hormonas encargadas de generar felicidad y liberar presiones y tensiones acumuladas en diferentes lugares del cuerpo. Un viaje de vez en cuando o salir a tomar un café en un sitio nuevo puede ser mucha ayuda.

  • Despreocupate:

Las preocupaciones son las peores acompañantes del ser humano, hay un dicho que reza: si tiene solución, Ocúpate y no te preocupes, y si no la tienes ¿para qué te preocupas?. Es decir, no dejes que nada te genere tensiones, muchas veces nos preocupamos y armamos todo un problema por una pequeñez, y no nos damos cuenta del tiempo que perdemos en esto. Despreocupate y empieza a vivir tu vida desde otro punto de vista más versátil.

  • Comparte más con amigos y familiares,

A veces solo necesitas estar rodeado de buena compañía que te permitan llevar tu mente a otras cosas.

También puedes:

  • Llevar una buena alimentación, recuerda consumir alimentos bajo en colesterol, menos grasas y comida chatarra.
  • Recordar siempre mantener la calma ante cualquier situación, es importante pensar bien siempre. Duerme, descansa lo suficiente, tu cuerpo y tu mente te dirá a diario ¡Gracias! Por lo menos seis a ocho horas diarias.
  • Si tienes un trabajo que te genera mucho estrés, piensa en cambiar a otro que te guste lo que haces, muchas veces cuando el trabajo es estresante es porque ya no nos sentimos a gusto allí, a veces es bueno simplemente dejar pasar y conseguir nuevos rumbos.
  • Una dosis de NO, no es dañina para la tranquilidad, hay veces que cedemos ante la presión de la sociedad en hacer algo que no nos gusta o no nos llama la atención y sólo por seguir lo que otras personas dicen para que ellos se sientan a gusto los complacemos.

¿A quién acudir si tengo episodios fuertes de estrés?

La mayoría de las personas que tienen estos episodios los dejan pasar, pero es de mucha importancia que acudas con un psicologo si te empiezas a sentir afectado en niveles físicos, es decir, si empiezas a sentir dolores musculares que no habías experimentado, si sientes graves migrañas, incluso si empiezas a tener falta de sueño o sonambulismo, ya que todo esto representa que han habido alteraciones neurales debido al alto número de segregación de cortisol.

Si no se siente seguro que le puede estar ocasionando el estrés, lo mejor es contactar a un especialista que le mande a hacer exámenes de rutina que pueda descartar si realmente es el estrés quien le está ocasionando alguna dolencia, mientras que si estamos en una situación de estrés que no sabemos cómo manejar o identificar, considere importante buscar ayuda, no debe tener miedo al hacerlo, muchas veces es mejor estar atendido a tiempo, hay casos donde el estrés debe ser tratado por especialistas de psicología o psiquiatría, muchos casos deben ser recetados reposos para que la persona descanse, no dude en buscar ayuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *